Ejercicio, Fisioterapia, Lesión, Movimiento, Salud

Gestión de la carga: No es un paso atrás, es un paso más

A veces es más importante saber gestionar la carga que metemos al cuerpo, frenarnos un poco, y tomar carrerilla para salir más fuertes, que cualquier otro tratamiento.
A veces, dar un paso atrás puede ayudarnos a dar dos hacia adelante…

¿Has sentido alguna vez que llegabas al límite de tus fuerzas, que tu cuerpo no podía tirar más, y aún así has forzado?


Hay ocasiones en las que este límite se hace evidente, sobre todo cuando entrenamos a menudo. Nos motivamos con esa serie super pesada, subimos kilos a la barra… y nos rompemos.


Y ahí, en ese momento, nos hacemos conscientes de que quizá no deberíamos haber forzado, que esos 10 kilos más no eran necesarios.

Pero cuesta mucho darse cuenta de esto, y es tarea del fisioterapeuta pararnos a hablar sobre ello, e intentar hacer consciente la necesidad de frenar un poco (que no pararnos).

Frena un poco, antes de que te paren

Síndrome de sobreentrenamiento, qué es - Ejercicio y deporte
Debemos conocer los peligros del sobreentrenamiento

El sobreentrenamiento es una respuesta maladaptativa del organismo al estrés continuado que supone el ejercicio físico, y es algo que debemos tener muy presentes como profesionales de la salud.


En este blog intento siempre transmitir la importancia del entrenamiento, de mantenerse activos y saludables, pero hoy quería frenar un poco la emoción, y hablar de esta condición que, queramos o no, puede aparecer en muchos pacientes.


Y es que no son pocos los pacientes que acuden a mi porque se han lesionado, y no lo logran entender, pues son personas activas, que van al gimnasio y comen sano.


No obstante, una vez te pones a indagar, puedes descubrir muchos factores que pueden influir en su estado físico: Aumento de estresores externos (trabajo, familia, confinamiento), falta de sueño, digestiones alteradas…


Estos son solo algunos ejemplos, pero hay muchas formas de entender por qué una persona ha podido lesionarse, o puede notarse fatigada.


Y con estas personas el mejor tratamiento no pasa (solo) por la camilla, sino por la escucha activa, la valoración adecuada (descartemos banderas rojas, por favor) y la gestión de cargas.

Usar la gestión de la carga como tratamiento

Sí, la gestión de cargas también es competencia del fisioterapeuta.


Cuando hablamos de esta gestión como fisios, no debemos centrarnos tanto en rendimiento, como en seguridad.


Así, gestionar una carga puede ser, simplemente, hacer el mismo gesto que es doloroso para la persona con un ROM modificado, con una carga menos pesada, o con más control (Cadena cinética cerrada > Abierta).


Mediante estas modificaciones, la persona no dejará de sentirse activa y útil, a la vez que reducirá su grado de amenaza y, probablemente, su dolor.


Mantener activas a las personas, haciéndoles conscientes de la necesidad de frenar un poco, no es una tarea sencilla, pero puede ser el mejor tratamiento que podemos ofrecer a nuestros pacientes si lo hacemos de manera adecuada.

Aprender a entrenar… ¿entrenando?

Para concluir el post, querría hablar de la necesidad, o más bien obligación, que tenemos como profesionales de la salud de formarnos en ejercicio y entrenamiento.


Formarnos en esta, como otras muchas áreas (nutrición, psicología), no implica convertirnos en entrenadores, pero sí en profesionales competentes en la gestión del entrenamiento.


Es por esto que debemos alejarnos del clásico 3×10 y empezar a ahondar en las profundidades del entrenamiento, de la individualización y la sobrecarga progresiva.


Ya te digo, no es necesario convertirse en entrenador para tratar a personas con dolor desde el ejercicio, pero sí es indispensable ser un buen gestor del ejercicio y la actividad física en personas con dolor (o cualquier otra población clínica), para ofrecer un servicio 100% comprometido con la salud.


Por otro lado, una gran forma de empezar a conocer cómo se entrena, qué se siente al «pasarse» o al quedarse corto, es empezar a entrenar uno mismo, si aún no lo haces (aquí habría que ver por qué no lo estás haciendo, y la importancia de hacer lo que dices y transmites – Un fisio que no (se) entrena, en mi opinión, se queda corto como profesional)


Os dejo por hoy, espero que os haya gustado mi reflexión, y nos vemos en el siguiente post. Espero poder estar más a menudo por aquí, pero a veces hay que cambiar las prioridades, y parar un poco ciertas cosas para volver más fuertes luego.


Te mando un fuerte abrazo, y recuerda: #MueveteMucho